Se acerca el fin de los anuncios sexuales en la prensa de papel

Los lectores habituales de periódicos de papel seguro que recuerdan las numerosas páginas de contactos que llenaban la prensa de papel hasta hace menos una década. Se trata de espacios que los grandes diarios dedicaban a publicitar servicios sexuales y que en el pasado generaban pingües beneficios.

Hoy, estas secciones apenas ocupan media cara, y en algunos casos, como el diario El País ha dejado de publicarlos, aunque si mantendrá el resto de anuncios clasificados. Se trata de una decisión que ha sido aplaudida por la Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE), que ha recordado que la supresión de este tipo de publicidad es una "vieja reivindicación" de la organización.

La federación también ha tachado de "inadmisible" que todavía haya medios que se lucren con anuncios que “convierten a la mujer en mercancía”.

Aunque no hay cifras oficiales sobre este mercado, en 2007 una comisión parlamentaria estimó que este negocio movía 40 millones de euros al año. Según los datos de esa comisión, El País publicaba entonces 702 anuncios al día y ganaba 5 millones al año; le seguía El Mundo con 672 contactos diarios y unos ingresos ligeramente inferiores, y ABC con 225 anuncios y 10 millones de euros.

Unos años más tarde, el Consejo de Estado redactó un informe sobre este asunto y dictaminó que es "plausible prohibir o, al menos, limitar severamente los anuncios de prostitución en la prensa expresada por las Cortes Generales y por el Gobierno". A su juicio, "el mecanismo autorregulatorio se ha demostrado manifiestamente insuficiente".

Además, el órgano consultivo del Gobierno recordó, citando a la comisión parlamentaria, que por entonces la prensa española obtenía "importantes ingresos de la publicidad de la prostitución".

A día de hoy, el escenario es muy diferente. Y es que una de las razones que explican la caída de este negocio es la bajada de las ventas de ejemplares impresos. Aún así, para comprender el impacto de internet en este tipo de anuncios debemos ampliar el foco y referirnos a los anuncios clasificados en general.

Un ejemplo relevante es el de Schibsted Classified Media. En España, las dos webs más relevantes en este sentido eran Segundamano (ahora Vibbo) y Milanuncios, ambas páginas de gran éxito que fueron adquiridas hace unos años por Schibsted. Entre las dos acaparaban casi todo el mercado de clasificados. A comienzos de año, Schibsted incorporó a su cartera a Habitaclia, una web de anuncios inmobiliarios con 5 millones de visitas mensuales. Tras esta compra, todos los portales de anuncios clasificados de la compañía suman casi 200 millones de visitas mensuales. Una cifra que la prensa difícilmente puede igualar.

Otro de los motivos que suelen darse para justificar la retirada de estos reclamos y que el Consejo de Estado también comparte es la existencia de redes de trata tras los anuncios. De hecho, el propio Ministerio de Sanidad señala en su Plan Integral contra la Trata (2015-2018) que "los medios de comunicación, escritos y audiovisuales, desempeñan un papel esencial no solo desde el punto de vista de la información que proveen, sino en relación con el lucro obtenido de anuncios de contactos, que pueden encubrir situaciones de explotación sexual o de trata con fines de explotación sexual".

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS