espaciodircom.com - espaciodircom.com

El Mundo y El País estudian cobrar por los contenidos en Internet para enjuagar pérdidas

paisymundoLos principales diarios por difusión españoles, El Mundo y El País, parecen dispuestos a dar un paso al frente para cobrar por sus contenidos digitales. “No hay información sin coste, y menos información de calidad. La contribución de los lectores ha sido un factor esencial para la independencia de los medios respecto del poder y de los anunciantes. Y eso también es aplicable a la red”, apuntaba el diario del Grupo Prisa en un editorial, después de que el rotativo y su competidor de Unidad Editorial hayan dedicado en los últimos días varios reportajes a glosar las virtudes de los modelos de pago.

Cuenta El Confidencial que los números cantan. El País registró el año pasado unas pérdidas operativas (ebit) de 54,54 millones, después de acometer un doloroso expediente de regulación de empleo (ERE) que supuso la salida de 129 personas. Era el primer año en que el buque insignia del grupo registraba un saldo negativo, después de un progresivo deterioro del beneficio y olvidados los años de bonanza con ganancias por encima de 100 millones de euros.

Al desplome publicitario se une el hundimiento de las ventas –con problemas para mantener los 200.000 ejemplares- y una deuda en la matriz que supera los 3.100 millones de euros.

Unidad Editorial, por su parte, registró el año pasado un beneficio bruto de explotación (ebitda) de apenas tres millones de euros, muy lejos de los 36 millones del ejercicio anterior. El Mundo perdió 3,4 millones en 2011, último sobre el que se tienen datos desglosados. El umbral de ventas que defiende el rotativo es el de los 150.000 ejemplares diarios.

Según El Confidencial, las cifras, dramáticas en sí mismas, se explican por el cóctel mortal que ha supuesto el desplome de la publicidad –la inversión se ha reducido a la mitad desde el inicio de la crisis- y el cambio de paradigma tecnológico en marcha. Una revolución que ha puesto a los diarios nacionales en una encrucijada de la que no han querido salir. Y es que aunque saben desde hace años que internet y los dispositivos móviles son el presente, también han venido comprobando día a día cómo no podían rentabilizar la apuesta.

Y han preferido exprimir el modelo y cortejar páginas de publicidad para el papel, mucho más caras que los anuncios en Internet, mientras el edificio amenazaba ruina. Desde esa ruina plantean ahora el pago para promover una transición hacia el online.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS