Suscríbete gratis a nuestro Boletín semanal y recibe las últimas noticias relacionadas con el mundo de la comunicación.

Reclaman que el Gobierno acabe con la publicidad en la televisión pública
Varias organizaciones profesionales de medios de comunicación privados han solicitado al Gobierno y al Poder Legislativo la adopción de "medidas urgentes" para que las televisiones y radios públicas, autonómicas y municipales, inicien un "progresivo plan de reducción de publicidad, hasta su total desaparición".

La Unión de Televisiones Comerciales Asociadas (UTECA), la Asociación de Televisiones Digitales Autonómicas y Locales (ASODAL), la Asociación de Editores de Diarios Españoles (AEDE), la Asociación de Revistas de Información (ARI) y la Asociación Española de Radiodifusión Comercial (AERC), han aunado esfuerzos para solicitar al Gobierno que ponga en marcha medidas que permitan replicar en la televisión pública el modelo que impera en Radio Nacional de España y que es común en la Unión Europea.

El próximo fin de la televisión analógica, la inminente implantación de la era digital en la que cada ciudadano recibirá señales audiovisuales en un sinfín de formatos, soportes y modalidades, el crecimiento casi exponencial de radios y televisiones de titularidad pública, la limitación del mercado publicitario y la ralentización inexorable de la economía, hacen "inevitables" e "inaplazables" estas medidas, según los demandantes.

En la actualidad, las televisiones y radios públicas captan cerca de 1.200 millones de euros anuales de publicidad, que supone aproximadamente el 37 % de sus gastos de explotación y el 18 % del mercado publicitario de prensa, radio y televisión.

Estas organizaciones consideran que la supresión de la publicidad en las radios y televisiones públicas favorecerá que estas empleen adecuadamente sus recursos para cumplir su papel de servicio público; y permitirá la adaptación de sus tarifas a la realidad del mercado, sin sufrir la competencia desleal de las públicas.

Además, esta adaptación de las tarifas provocaría un descenso de la actual saturación publicitaria, con el consiguiente beneficio para espectadores, oyentes y lectores; ya que la publicidad que no contraten las televisiones y radios públicas podrá revertir al mercado.

A su vez, servirá para que sobrevivan muchos medios de comunicación privados que en la situación actual y con la competencia desleal de las radios y televisiones públicas están abocados a su desaparición.
BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS

Marketing