Los periodistas critican la censura de sus preguntas en las ruedas de prensa telemáticas de Sánchez

Entre las cosas que ha alterado la crisis del coronavirus destaca el modo en que trabajan los periodistas, que como otras profesiones han visto como su actividad profesional se desarrolla ahora de forma telemática, lo que incluye las ruedas de prensa de los principales líderes políticos y del gabinete de crisis que gestiona a nivel gubernamental las distintas medidas adoptadas ante esta situación.

De esta manera, Pedro Sánchez está ofreciendo una serie de discursos televisados, al estilo "aló presidente" del líder venezolano Maduro, que a parte de anunciar algunas medidas extraordinarias que el Gobierno está tomando para capear el temporal, se han convertido en una suerte de "sermones de telepredicador", que en algunos casos están indignando a propios y extraños.

Se trata de extremadamente largas comparecencias en momentos de máxima audiencia televisiva en los que millones de españoles están pegados al televisor, y donde el presidente aprovecha para soltar largos mítines que en muchas ocasiones no son entendidos por la audiencia.

Pero no es solo eso, sino que periodistas de numerosos medios y de líneas editoriales distintas se han quejado públicamente por el modo en que el presidente Sánchez acepta preguntas al final de esas comparecencias públicas, alas que desde Moncloa tildan de "ruedas de prensa".

El procedimiento a seguir es que los periodistas envían sus preguntas al secretario de Estado de Comunicación, Miguel Ángel Oliver, y este se las va trasladando al presidente, pero como el número de preguntas es muy elevado. Oliver hace una selección, que no es sino un filtro del que se quejan los periodistas, que acusan al secretario de Estado de “censurar previamente” y de forma “sistemática” algunas cuestiones.

Una de las comparecencias más criticadas fue la del pasado sábado por la noche, en la que a parte de no ofrecer ningún anuncio relevante, varios profesionales del periodismo lamentaron que no le fuera trasladada al presidente la pregunta de si se iba a prorrogar el estado de alarma... y es que el responsable de filtrar las preguntas, descartó todas, y eran muchas, las que hacían alusión al respecto.

Se trata, según los profesionales de la información, de un sistema que juega a favor de Moncloa, donde conocen las preguntas con tiempo para preparar adecuadamente la respuesta, que ni aún así, es adecuada al momento que vivimos.

Para solucinar esta situación, los periodistas proponen que la ronda de preguntas se haga por conexión telefónica, tal y como se ejecutan en las ruedas de prensa de la Organización Mundial de la Salud, por ejemplo.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS

Organizaciones