Suscríbete gratis a nuestro Boletín semanal y recibe las últimas noticias relacionadas con el mundo de la comunicación.

La lealtad del dircom a debate
El prestigioso periodista especializado en relaciones internacionales Felipe Sahagún ha abordado el tema de la lealtad y confidencialidad que todo portavoz o director de comunicación tiene con sus superiores, en un artículo publicado en la última edición de Cuadernos de Periodistas, editado por la Asociación de la Prensa de Madrid (APM) y que recoge acertadamente el Blog de la Comunicación Institucional.

El periodista se sirve para su análisis de tres casos de "relumbrón": el de Elisa Beni, esposa del magistrado Javier Gómez Bermúdez; el de Javier Valenzuela como director general de Información Internacional en la Moncloa de José Luis Rodríguez Zapatero; y el del ex-portavoz de George Bush, Scout McClellan, quien acusa a su antiguo jefe en un libro de eminente aparición de supuestas mentiras y manipulaciones para justificar la invasión de Irak.

Sahagún apunta unas declaraciones de Eduardo Sotillos tras su experiencia como portavoz de Felipe González en las que afirma que "no se debe nombrar portavoz a un periodista" porque "te sientes demasiado próximo a los colegas que te preguntan y ellos a ti".

El autor aborda una serie de interrogantes que indagan sobre ¿dónde empieza el derecho, la obligación y la libertad de informar y dónde termina la obligación de lealtad hacia los jefes y compañeros?; ¿quién y cómo fija las fronteras de los intereses en conflicto?; o si ¿la reserva, discreción y confidencialidad esperadas o exigidas en la relación profesional entre portavoces y presidentes, jefes de prensa y superiores inmediatos, publicistas y clientes (…) implica necesariamente el silencio sobre los hechos vividos de primera mano en virtud de esa relación?

Además, se pregunta sobre si ¿son extensivas estas mismas interrogantes o cautelas a las obras (libros, artículos u otro tipo de documentos en cualquier formato) de familiares de dirigentes, políticos, jueces etc.?; ¿qué sucede cuando ese familiar, portavoz o relaciones públicas es, además periodista?; o si ¿debe renunciar de por vida a su libertad de expresión y de información sobre determinados asuntos por el hecho de se pariente, esposa o esposo de alguien, aunque tenga información de interés general que, a su juicio, merezca ser conocida por todos los ciudadanos?

Estas interrogantes, que tienen variadas respuestas y son de un interés especial para todos los profesionales de esta materia, le sirven como excusa a Felipe Sahagún para desglosar los tres casos para que se saquen las conclusiones que uno considere más apropiadas.
BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS

Profesionales